Inicia la aventura del Ironman

El día del evento inicia aproximadamente a las 3:00 hora en que suena el despertador para proceder a tomar las cosas que has dejado previamente preparadas, tomar el desayuno e ir a tomar uno de los autobuses que mueven a los casi 3000 participantes de cada uno de sus hoteles al punto de salida.

Tengo el privilegio de dormir muy bien y rápidamente conciliar un sueño profundo consecuentemente sueño con gran facilidad, recuerdo que ese día soñé con varios elefantes que caminaban, y comprendí que yo finalizaría el evento muy sólidamente, esto porque los elefantes son animales fuertes y sabios, que caminan a paso firme y que no necesariamente son los más rápidos pero siempre con su paso llegan a donde tienen que llegar, fue con esa convicción y felicidad que me dispuse a enfrentar el evento viéndolo ya como un reto el cual iba a poder superar.

El bus que me correspondía iba completamente lleno de participantes, de todas partes del mundo, a mi lado iba un ¨marine¨ de un país suramericano, su conversación giraba en torno a si se haría o no el tatuaje con el símbolo del Ironman al finalizar el evento, personalmente este tipo de emblemas no me agrada me gusta más saber en mi interior que logré superar cada kilómetro y que lo hice de la mejor manera posible hasta cruzar la meta.

Cuando llegamos al destino, la organización había decido el día previo que debido a las malas condiciones del agua que el fuerte viento no habían permitido mejorar cambiaría el lugar de la salida de la natación por lo cual nos trasladaron a todos a un nuevo punto de salida, la logística para lograr esto realmente me sorprendió ya que en unas horas habían coordinado un cambio de salida y lo hicieron de manera muy acertada.

Antes de salir no pudo faltar la última ida al baño y como siempre ocurre el de las mujeres estaba bastante concurrido por lo cual mucho del tiempo de salida previo lo invertí haciendo la fila, apenas me dio tiempo de llegar a la playa y sentir el agua, la cual para mi sorpresa estaba realmente agradable, cuanto toqué el agua sentí esa conexión especial que uno siente con el medio y el ser interno, de ahí para adelante fue poner en práctica todos y cada uno de los detalles que había entrenado por años, después de esto sólo esperé ese agradable sonido de la corneta que indicaba la salida de nosotras las mujeres.

Al cambiar el lugar de salida mis cálculos de viento, de entrada y salida del sol variaron pero el nuevo punto lo valió ya que fue una natación realmente agradable, prácticamente se nadaba siempre a favor de la corriente, el agua era sumamente clara y permitía ver infinidad de peces, corales y unas esferas marinas que habían sido colocadas deliberadamente por los lugareños en sustituto a mucho del coral que en huracanes anteriores se había perdido, la medida buscaba que las poblaciones de peces contaran con un lugar donde seguir reproduciéndose.

La natación fue tan placentera que nadé aproximadamente en 50 minutos la totalidad del recorrido, tiempo que para este evento resultaba muy muy favorable, una vez habiendo salido del agua venía la segunda etapa de la aventura el tramo de ciclismo la cual les contaré en mi próxima publicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s