Sensaciones durante la sobrecarga para el Ironman

Según me indicaba el profesor estas doce semanas se convertirían en cruciales para prepararse para este evento de larga distancia, ya que antes de eso el entrenamiento es el habitual que se ha hecho por años, dos sesiones de ciclismo, dos de atletismo y dos de natación adicional a esto dos sesiones de fuerza o de resistencia en el gimnasio según corresponda la etapa del entrenamiento en que se encuentre.

Como mencioné en mi publicación anterior para la sobrecarga por razones de tiempo y energía suspendimos en el gimnasio y nos enfocamos solamente en las sesiones direccionadas a cada uno de los tres deportes.  A la semana se realizaban un total de nueve sesiones, tres para cada deporte, cada una con cargas planificadas por el profesor, interesantemente nunca hicimos fondos de ciclismo mayores a tres horas pues según el profesor no eran necesarios para cumplir la meta planteada de 180 km que correspondería al tramo de ciclismo, las sesiones de natación nunca superaron los 3km cada una y las de atletismo nunca superaron las 2 horas fueron contadas las ocasiones en donde se corría por este tiempo casi siempre los entrenamientos eran de 1:15, 1:10 y 1:30, esto que describo suena manejable pero cuando se trata de cargar el cuerpo en preparación a un evento como este las intensidades son fuertes, recuerdo que me dolía el cuerpo de gran manera, tanto que soñaba que caminaba de manos claro seguro en mi sub consciente era menos doloroso que usar las piernas para moverme de un lado a otro.

La parte nutricional siempre fue muy bien manejada y supervisada por Mónica Umaña, y las sesiones de masajes para recuperación pasaron a ser semanales, se descansaba un día a la semana que yo solía usarlo como comodín para por razones de trabajo o alguna actividad familiar.

Gran parte de los fondos de ciclismo  de 3 horas los hice en Quepos, con el enfoque de buscar condiciones de clima muy parecidas a las que enfrentaría en Cozumel que es una Isla, adicionalmente cada vez que me bajaba de la bici correspondía correr por lapsos de una media hora esto para no perder la memoria muscular y fuerza mental de pasar de un deporte a otro.

El calendario de eventos que había programado desde enero también quedó suspendido a partir de setiembre mi enfoque fue la sobrecarga no me daba más que para eso, sacar tiempo y fuerza para ir a un evento en ese momento se salía de mis fuerzas, claro esto lo visualicé hasta el momento en que ya estuve en esas circunstancias.

La ropa de compresión formaba parte de mi vestimenta durante el día para ayudarle un poco al cuerpo a recuperar mientras trabajaba en la oficina, por lo cual seleccionaba ropa de trabajo que ocultara estos accesorios que eran tan útiles y necesarios.

En mi próxima publicación les contare en que consistía la parte nutricional y el plan que aprendí a manejar en preparación para este evento.

____________________________________________________________________________________________

IMG_7128

Twitter

Instagram

Facebook

Canal de YouTube

Libro: Un Ingrediente para Quemar Grasa

Inicio de la sobrecarga para el Ironman

Justo 14 semanas antes del evento madre en Cozumel según teníamos programado el profesor y yo, le escribí para que me enviara el programa de sobrecarga que era de doce semanas, cuando se está apunto de iniciar esta etapa se siente mucho temor y ansia de conocer en qué consistirá, uno se pregunta ¿seré capaz de poder ejecutarlo al 100%?, ¿qué tan fuerte será?, ¿tendré tiempo para realizar cada entrenamiento?, ¿me aguantará el cuerpo sin lesionarse?, son algunas de las dudas y temores que acompañan a un evento de este tipo.  Una vez con el programa en la mano me dediqué a leerlo con calma y a comprenderlo muy bien, se va armando su esquema mental conforme se lee y se va armando una agenda tentativa.

Adicional al programa de entrenamiento siempre llevé de la mano y en forma muy cuidadosa la parte nutricional para lo cual siempre tuve la asesoría y consejo de Mónica Umaña, la preparación para este evento nos llevó meses de ajustes y pruebas con distintas opciones de alimentos e hidratación los cuales probaba durante mis sesiones de entrenamiento, de esto deseo hablarles en una publicación independiente ya que su importancia lo amerita.

Una vez aclaradas las dudas y habiendo conversado mucho con el profesor inicié con la sobrecarga la cual consistía en 9 sesiones de entrenamiento semanales, mas o menos una mas de las que usualmente hacía si contaba las sesiones de musculación en el gimnasio, las cuales por cierto suspendí pues no daba ni el tiempo ni el cuerpo para tanto trabajo, la sobrecarga siempre tenía que contar con un día de descanso a la semana, lo cual significaba que habrían tres días de doble sesión, estos días los debía de agendar en forma muy estratégica durante la semana e ir midiendo las horas de sueño, las horas de trabajo en la oficina, así como cualquier otro compromiso que se presentara de la vida diaria.

Poco antes específicamente para el mes de setiembre recibí una noticia que me cayó como una piedra en la cabeza, recuerdo que estaba en el trabajo cuando me llamó mi madre y me indicaba que le habían dado el resultado de la mamografía, recuerdo que vi aquel papel que hablaba de un diagnostico, uno que no era de muerte pero sí que debía ser atendido a la brevedad posible, la cirugía para ella sería necesaria, mi preocupación era que esta fuera en los días que yo estaría en el evento, a pesar de esto y sintiendo todo lo que se puede sentir en estos casos tomé la decisión de avanzar un día a la vez y seguir con mi programación inicial, si las cosas se acomodaban iría al evento y si por alguna razón las cosas se presentaban de manera distinta el evento quedaría suspendido.

En mi próxima publicación les contaré parte de las sensaciones durante la sobrecarga.

____________________________________________________________________________________________

IMG_7128

Twitter

Instagram

Facebook

Canal de YouTube

Libro: Un Ingrediente para Quemar Grasa